La lonja de Vigo: un poco de historia de nuestra segunda casa

lonja de vigo

La lonja de Vigo es nuestra segunda casa. Considerada como una de las lonjas más importantes de Europa, 7.000 personas trabajan a diario para que no quede nada por vender. Toneladas de pescado llegan a esta lonja cada madrugada (se calcula que cada día se reparten más de 200) y al final de la mañana apenas queda un camarón.
Acostumbrados al aspecto y al ajetreo del día a día, no nos damos cuenta que la lonja de Vigo ha cambiado mucho desde su creación. El aspecto que tiene ahora la famosa lonja no se parece en nada a sus orígenes, de hecho, el germen de lo que hoy es una de las lonjas más importantes a nivel europeo, tal y como refleja El Faro de Vigo en esta información, era un lugar que se quedaba pequeño ya incluso a finales del siglo XIX .
Hasta finales del siglo XIX, el mar llegaba hasta los soportales de las casas, por lo que la Junta del Puerto, tal y como se refleja en su memoria de 1890 intentó atajar la situación: “en la Ribera del Berbés falta en absoluto todo medio de embarque y desembarque para el gran movimiento que allí se realiza, tanto de viajeros como de mercancías. Carécese también del necesario abrigo para las embarcaciones de pesca y falta en tierra espacio para realizar las operaciones que exige el desembarque, venta, limpieza, empaque y carga de las grandes partidas de pescado que se remiten por el ferrocarril y que a su gran cantidad, reúne la circunstancia de ser un servicio que ha de realizarse a hora fija. A veces es cuestión de pocos minutos que un lote de pescado pueda alcanzar el tren o no, con lo cual en ocasiones la mercancía pierde todo su valor”.

Por este motivo, en 1894 se acometieron las obras de alcantarillado, una dársena y un muelle. Las obras acabaron en 1903, cuando el gran desarrollo de la flota había sobrepasado todas las previsiones, porque la actividad pesquera de Vigo había experimentado un crecimiento inaudito a principios del siglo pasado. En poco más de dos décadas se pasa de 8 vapores y 117 embarcaciones menores en 1888 , a los 98 vapores y 1.012 embarcaciones menores en 1910.
Pero las obras que realmente configuraron O Berbés con el aspecto que tiene en la actualidad comenzaron en 1925, cuando se abordaron las soluciones definitivas un año más tarde. Entre este año y el siguiente, se realizó un nuevo muro de ribera, ganándose mucho terreno al mar en una longitud de más de doscientos metros.
El paso del tiempo fue llevando a una especialización natural en el tráfico del puerto lo que supuso que la ensenada de la Ribera del Berbés fue utilizada por las embarcaciones de pesca mientras que las del Arenal era utilizada por los barcos mercantes.Actualmente, la lonja de Vigo es un espacio no solo atractivo para nosotros, los pescadores y los mayoristas, sino que además, es común la visita de turistas y curiosos que se acercan a comprobar el ritmo de O Berbés.

zp8497586rq
Esta entrada fue publicada en Pesca y Mar y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La lonja de Vigo: un poco de historia de nuestra segunda casa

  1. Javier dijo:

    Que buenos recuerdos tengo con mi época de aficionado a la pesca, solía ir a la lonja de Vigo sobre las 5 de la madrugada, hora punta allí! Rodeado de barcos efectuando la descarga y un montón de marineros corriendo con cajas de pescados y mariscos. Mi padre y yo esperábamos con nuestras cañas de pescar que alguna lubina picara el anzuelo. No dudo que repetiré esta experiencia. Un saludo a todos los Mariskitos!!!

  2. Jose Alempart dijo:

    Que bonito este blog!!

  3. admin dijo:

    Muchas gracias por vuestras palabras :)

Los comentarios están cerrados.