¿Tiene el marisco mucho colesterol?

IMG_9152Ahora que empieza la época de terrazas, el aperitivo, las tapas y las raciones de mejillones,  berberechos, gambas… están a la orden del día. Y con ellas, las preocupaciones sobre sus cualidades nutritivas, su contenido graso y el colesterol que aportan a nuestro organismo.

En general, el marisco es una alimento rico en proteínas, vitaminas a y b, minerales como el hierro, yodo y magnesio. Sin embargo, estas cualidades nutritivas suelen quedar en un segundo lugar cuando se habla de los niveles de colesterol que contienen.

La falsa creencia de que todos los mariscos tienen un alto contenido en colesterol empaña las realidades nutritivas de este alimento que, además de considerarse exquisito, ayuda a cuidarnos.

¿Pero entonces, es mentira que el marisco tenga mucho colesterol? Para empezar se debe dividir lo que consideramos marisco en varios grupos. Los mariscos de concha como la almeja, las ostras, los berberechos y los mejillones entre otros tienen el mismo colesterol que pescados como el bacalao o la merluza, es decir, entre 30 y 60 mg.

Por otra parte, están esos mariscos como las gambas, los langostinos y los camarones que acumulan la mayor parte del colesterol en su cabeza, quedando su cuerpo libre de niveles altos de colesterol. Basta no comer esta parte para cuidar los niveles de este lípido.

Lo que resulta desconocido para muchos es que son los téutidos, es decir, los calamares, los que sí se puede decir que tengan un nivel relativamente alto de colesterol, alrededor de 150mg. Sin embargo, no se puede meter en este grupo al pulpo (¡delicioso a la gallega!) que tiene los mismos niveles que los mariscos de concha.

Evidentemente, como ya hemos comentado alguna vez, la forma de cocinar los alimentos puede variar los valores nutricionales y de grasas, ya que no es lo mismo comer unas gambas a la plancha que fritas y rebozadas.

Es necesario recordar que además, las grasas de todos estos alimentos son muy saludables, por lo que su consumo es altamente recomendable. Asimismo, no os olvidéis que el marisco es uno de los elementos más perecederos que existen, por lo que si no lo vas a consumir recién comprado, es recomendable comprarlo cocido.

Esta entrada fue publicada en Gastronomía, Salud y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario