Por qué aumentar el pescado azul en la dieta

El consumo de pescado baja en los últimos cinco añosEl pescado es bueno para gozar de una salud de hierro. Tanto el pescado blanco como el azul son perfectos con el fin de contar con las vitaminas y minerales que necesita nuestro cuerpo.

Más vitamina A y D

Los pescados, de forma general, cuentan con grandes cantidades de vitaminas. Los azules, en este caso, son ricos en contenido graso poliinsaturado, y presentan un mayor contenido en vitaminas A, D y E.

Omega 3

Es toda una ventaja que los pescados azules sean ricos en omega 3, porque ofrece muchos beneficios al organismo. Desde reducir el riesgos a tener enfermedades cardiovasculares, protegiendo el corazón, a reducir el colesterol, ser bueno para determinadas enfermedades… vamos, algo que mucha gente no sabe y que sin embargo nos ayuda en el día a día.

Los minerales

No solamente vitamina A y D, y Omega 3 son los beneficios de los pescados azules. Hay más, es decir, los minerales también son numerosos. Entre los más destacados están el yodo y el magnesio.

Dentro de la dieta Mediterránea

Es uno de los alimentos mimados de la dieta mediterránea, tan venerada por médicos y nutricionistas en todo el mundo. Esta dieta está compuesta por verduras, hortalizas de la tierra, alimentos de temporada, vino y fundamentalmente pescado, entre otros.

Perfecto para los huesos

El pescado azul también contiene una serie de vitaminas liposolubles que ayudarán a preservar los huesos fuertes. Esto quiere decir que es bueno para toda la familia, desde niños y adolescentes en edad de crecimiento hasta a mayores que pueden tener problemas en los huesos.

Varias veces por semana

Es una suerte poder contar con diversos tipos de pescado azul. Pues lo podemos aumentar en nuestra dieta porque se puede tomar varias veces por semana. Se recomienda comer pescado azul entre 3 y 4 veces a la semana. La ración adecuada es de unos 150 gramos.

Mil recetas para compartir

Y lo mejor es que al existir tantos pescados azules distintos hay muchas recetas para preparar, ya sea al vapor, con guarnición, a la plancha o al horno.

 

Esta entrada fue publicada en Gastronomía, Salud y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario