Para prevenir el Alzheimer, actividad mental, física y dieta rica en pescado

alzheimermariskitopescadoEl pasado 21 de septiembre se celebró el día mundial del Alzheimer. Esta enfermedad, que padecen 500.000 personas en toda España (más los casos que no están diagnosticados) es un padecimiento que deteriora las capacidades mentales. Desgraciadamente no se conocen las causas concretas de esta enfermedad, lo que sí se sabe es que podemos ayudar a prevenirla de forma sencilla.

Existen varias actividades que se pueden realizar para ayudar a prevenir esta enfermedad. No se trata de una garantía para no padecer el Alzheimer, pero se sabe que practicar unos hábitos saludables puede ayudar a prevenir esta y otras enfermedades neurodegenerativas. 

Antes de nada, es fundamental entrenar la mente. Una mente ágil es más fuerte frente al deterioro sufrido por la edad, o acelerado por afecciones de tipo mental. Actividades como la lectura, escuchar música,  jugar a actividades como los videojuegos, juegos mentales, crucigramas, conocer varios idiomas, tocar un instrumento… Todas estas actividades estimulan el cerebro y previenen un deterioro cognitivo.

Además, no te olvides de entrenar tu cuerpo: Evita el sedentarismo, muévete a diario (no hace falta ser deportista de élite). En personas mayores, el ejercicio ayuda de una forma espectacular a mantener y mejorar su agilidad mental.

Y sobre todo, una alimentación saludable y equilibrada, que contenga todo tipo de alimentos en su proporción adecuada. En este sentido, es destacable algunos estudios interesantes que relacionan directamente los beneficios nutritivos del pescado con la prevención de enfermedades mentales degenerativas como de la que estamos hablando hoy, el Alzheimer.

Uno de estos estudios fue llevado a cabo por un grupo de investigadores de la Universidad de California, que presentó un estudio en el que se demostraba que la grasa de pescado es un componente que ofrece efectos protectores y saludables contra este tipo de enfermedades. Según esta investigación, el ácido omega 3 que se encuentra presente especialmente en la grasa del pescado, logra potenciar la producción de una proteína de nuestro organismo, la LR11. Esta proteína es fundamental en las neuronas y su acción es preventiva, evitando que se formen las placas tóxicas cerebrales de beta-amiloides, proteínas responsables de la enfermedad de Alzheimer.

Otros estudios, han demostrado asimismo que una dieta rica en pescado y en vitaminas puede proteger al cerebro de la contracción asociada con la enfermedad del Alzheimer. Concretamente, el estudio que concluye esto, se realizó sobre personas de una edad de media de 87 años en las que contabilizaron los niveles de determinados nutrientes mediante análisis de sangre.

Según los datos, las personas que tenían mayores cantidades de vitaminas y ácidos grasos omega 3 obtenían mayores puntuaciones en las pruebas de memoria y de habilidades cognitivas realizadas. Por el contrario, las personas que obtuvieron los peores resultados eran aquellas con altos índices de grasas trans en la sangre, que se asocian a dietas donde abunda la comida rápida, fritos, congelados y productos de repostería. Estas personas son más propensas a sufrir las reducciones en el volumen cerebral relacionadas con la enfermedad del Alzheimer.

Como acabamos de ver, el pescado no solo es una forma de cuidarse por fuera, mantener la línea y disfrutar de sus maravillosos sabores, sino que además es sinónimo de salud.

 

Esta entrada fue publicada en Gastronomía, Salud y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario