Los mejores pescados para los niños

pescado (1)Desde que nacen, los niños están en continuo crecimiento y deben nutrirse de los mejores alimentos para seguir con su desarrollo. Los pescados forman parte de su dieta, a la hora de realizar las primeras papillas o cremas hasta que pueden comer sólido.

En la alimentación infantil, el pescado blanco es uno de los más favorables y suelen introducirse en la dieta del pequeño antes que el pescado azul, aunque ambos poseen buenos nutrientes para su salud. Una de las razones del porqué se da de comer pescado blanco antes es porque posee menos grasa. Así, los pescados blancos que podemos dar a los niños, a partir de los 10 meses aproximadamente, dependerán siempre del lugar en el que nos encontremos, siendo realmente comunes el lenguado, la merluza, el rape o el gallo. Son también pescados más tiernos y mucho mejores de comer para los niños en épocas tempranas. Son válidos los pescados frescos y también los congelados siempre que no se rompa la cadena del frío.

A partir de los 18 meses en adelante ya se recomienda el consumo de pescado azul. Se toman sardinas, atún, boquerones… siempre sin espinas, cocinados con poca sal, sin la piel, con un chorro de aceite, y cortados a finas lonchas.

 Propiedades del pescado para los más pequeños

Los pescados son buenos en cualquier etapa de la vida. Pero, especialmente, para los niños es totalmente nutritivo al contener grandes aportes de vitaminas, proteínas, como la Omega 3 y son bajos en grasas y calorías. Aseguran un crecimiento continuado, de manera que puede darse entre 3 y 4 veces por semana, tanto en comidas como en cenas. Son de fácil digestión, no suponiendo ningún problema para su aparato digestivo. Ciertos tipos de pescado, como los mariscos, sí pueden presentar alergias; conviene estar atentos cuando les damos este tipo de alimentos.

 Pescados más sabrosos

Aunque no es la norma general, puede haber determinados niños a los que no les acabe de satisfacer el sabor del pescado. Para ello, basta cocinarlo con un poco de gracia. Los empanados y rebozados siempre van perfectos, igual que cocinar el pescado azul con salsas, un poco de limón o añadiendo algunas especias, como albahaca u orégano.  También podemos enmascarar el sabor si los hervimos antes o los hacemos al horno con patatas, salsa bechamel o salsa de tomate. Otras opciones de cocinar pescado son hacer pastelitos de hojaldre con pescado, hamburguesas de pescado, empanadas, huevos rellenos de pescado…

Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario