Los beneficios de comer pescado y mariscos

mariscos.jpgEl primer paso hacia un estilo de vida más saludable se da a través de los hábitos alimenticios. Somos lo que comemos, reza el dicho; y, por ello, en este artículo venimos a contarte cómo puedes mejorar tu salud cardiovascular e incorporar a tu dieta la carne de pescado y mariscos.

Salud cardiovascular: los beneficios del pescado

Las investigaciones sobre hábitos alimenticios alrededor del mundo han logrado demostrar la importancia del consumo de pescado para nuestra salud y, especialmente, respecto al sistema cardiovascular.

Por ejemplo, se dice que los pescados azules (jurel, atún, salmón…) tiene un contenido de al menos un 5 % de grasas saludables, un elevado índice de Omega 3 y otros aceites esenciales que contribuyen al buen funcionamiento del corazón y sistema circulatorio.

Por su parte, las sardinas en lata aportan un importante porcentaje del calcio que debemos ingerir a diario.

El pescado blanco no se queda atrás, en cuanto a propiedades saludables. Variantes como la merluza, el lenguado, el rape o el bacalao tienen un menor contenido graso (entre 1 y 2 %), pero aportan valores necesarios para una dieta equilibrada. Incorporarlo a nuestros hábitos alimenticios hará aumentar los índices de vitamina B, calcio, hierro, fósforo y yodo. Además, sus porciones contienen elevados niveles de proteínas de alta calidad.

Por estas razones, los especialistas recomendamos el consumo de pescados, en sus distintas variantes, por lo menos cuatro o cinco veces por semana.

La carne de marisco: incorporarla a la dieta para mejorar la salud cardiovascular.

Comer carne de marisco también tiene resultados saludables. Lamentablemente, tiene cierta “mala fama”, por la cuestión del ácido úrico. Sin embargo, solo cuando se consume en cantidades excesivas, el marisco puede tener efectos negativos y ser la causa de patologías como la gota. Sabido es que todos los excesos son malos.

Si los incorporamos a la dieta en las proporciones adecuadas, los mariscos nos aportarán valores nutricionales similares a los de los pescados blancos.

En primer lugar: vitaminas A, C, D y E, las cuales son imprescindibles para el buen desarrollo de los niños y fortalecimiento de los huesos de los adultos. El bogavante, por su parte, contiene vitamina B5, que ayuda a disminuir los niveles de colesterol en sangre y sirve para combatir las migrañas y el estrés.

Pero también los mariscos tienen Omega 3, que se ha demostrado que combate el colesterol, fortalece al sistema cardiovascular y previene enfermedades del corazón a corto y largo plazo.

Suelen ser recomendados para personas que sufren hipertensión (siempre que se consuma fresco), por su bajo contenido de grasa y elevado nivel de potasio.

En conclusión, entendemos que existen muchos motivos para que incorpores el pescado y marisco a tus hábitos alimenticios. A medio plazo, podrás ver cómo tu salud te lo agradecerá.

imagen

Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario