Las vitaminas y minerales de los pescados

etiquetadoUno de los alimentos con más valores nutritivos de la dieta alimentaria es el pescado. De hecho, los nutricionistas y médicos recomiendan unas 2- 3 piezas de pescado a la semana: 2 pescados blancos y 2 pescados azules.

Si éstos se pueden combinar con verduras y hortalizas, ya estamos asegurando que se come adecuadamente para fortalecer el organismo. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), establece que el pescado tiene un valor nutritivo excelente, proporciona proteínas de gran calidad y una amplia variedad de vitaminas y minerales, como las vitaminas A y D, fósforo, magnesio, selenio, y yodo en el caso del pescado de mar.

Vitamina A

La  vitamina  A, que está en muchos pescados, en buena cantidad tiene  un  fuerte  poder  antioxidante, por lo que frena el envejecimiento celular. Además, participa en la elaboración  de  enzimas  en  el  hígado  y  de  las  hormonas  sexuales  y suprarrenales.

Vitamina E

De igual manera que la vitamina A, la E también es antioxidante y protege el sistema inmunitario para  protegernos de virus  y  bacterias.

Calcio, hierro y magnesio

Gracias al calcio, la salud ósea se fortalece y ello contribuye a prevenir la osteoporosis, entre otras enfermedades. El hierro también es beneficioso porque ayuda a transportar oxígeno en sangre. Los pescados azules cuentan con cantidades grandes de hierro, por ejemplo, una porción de salmón contiene cerca de 9% de RDA de hierro. Otro de los minerales que presenta el pescado es el magnesio que promueve la salud cardiaca, entre otras ventajas.

Beneficios para el cerebro

Diversas investigaciones establecen que las grasas de algunos pescados proporcionan mejor que ningún otro alimento el tipo de grasa vital para el desarrollo normal del cerebro en los niños antes de nacer, y claro está, también en los recién nacidos. Y es que se establece que cuando falta la cantidad que se necesita de tales ácidos grasos, puede no darse un desarrollo normal del cerebro. Estos ácidos grasos suelen encontrarse, mayoritariamente, en los pescados azules, como el atún, la caballa y las sardinas, que están fácilmente en supermercados, tiendas online y pescaderías durante todo el año.

Esta entrada fue publicada en Pesca y Mar, Salud y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario