Grasas y alimentación, principales mitos

mitosLa alimentación está llena de mitos, algunos de los cuales son totalmente falsos, y el consumidor sigue con sus malos hábitos. La grasa y la alimentación están, a veces, reñidos, y también envueltos en creencias que no son verdaderas.

Para una gran parte de la población las grasas suelen tener muchas más calorías, pero esto es realmente falso, ya que tanto vegetales como animales tienen grasas, que algunas son necesarias para protegerse.

Algunas grasas son más recomendadas que otras. Por ejemplo las que menos lo son se basan en las trans y algunas grasas saturadas, pero realmente el resto son buenas, lo que no se puede es consumir una gran cantidad de ellas. Por otro lado, la grasa es totalmente necesaria para vivir, en el mercado hay muchas cantidades de grasas, y basta con escogerlas bien.

Otro mito es que, equivocadamente, se piensa que los dulces naturales tiene grasa y no es cierto. Sí tienen grasa los dulces englobados en las chucherías. Es buena la grasa que poseen los pescados azules, se trata de los ácidos grasos poliinsaturados, que tienen fuertes beneficios para el organismo, como el control del colesterol, y la reducción de enfermedades relacionadas con el corazón. También poseen efectos anti inflamatorios que favorecen la respuesta inmunológica del cuerpo humano ante ciertas enfermedades.

Estas grasas también están en las nueces y otros frutos secos. En particular, la grasa Omega 3, que vemos en los pescados azules, está también presente en las nueces, y es considerada una grasa muy saludable porque aumenta el tiempo de coagulación de la sangre, aumenta la elasticidad arterial, previene la formación coágulos y rebaja la hipertensión.

Otro mito es el relacionado con las grasas y la leche. Se cree que, por sus grasas, el consumo de leche aumenta el colesterol, y esto no es cierto. Contiene grasas saturadas y colesterol, pero los nutricionistas establecen que estas cantidades son menores a las que hay en otros alimentos, tales como las carnes o los quesos.

Cuando hablamos dulces nos centramos en el chocolate, que es un alimento rico en grasas, carbohidratos, proteínas y nutrientes, y aportan la energía necesaria al cuerpo. Debido a sus grasas se cree que engorda, pero esto solo sucede si se come en grandes cantidades

Esta entrada fue publicada en Gastronomía, Salud y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario