Consumo a la baja de pescado y marisco, a pesar de sus beneficios para el organismo

3-661dec6a65ef5468b9b19c107efcc72cuniqueidcmcimage1La ingesta de pescado y marisco fresco experimenta una caída libre desde hace cinco años en España, tal y como refleja el informe del Observatorio Europeo de Mercados de la Pesca y la Acuicultura (EUMOFA). Y ello a pesar de sus valores nutricionales y su moderado aporte calórico.

Las cifras hablan por sí mismas. El consumo de pescado y marisco acumula un retroceso del 15% en volumen durante los últimos cinco años en nuestro país, a partir del informe del Observatorio Europeo de Mercados de la Pesca y la Acuicultura (EUMOFA). En decir, se pasó de 666.055 toneladas durante el año 2016, a 629.317 toneladas a finales del año 2017 (un 6% menos). En valor, se pasó de 4.913 millones de euros en el año 2016, a 4.827 millones (un 2% menos), tan solo un año después.

Esta tendencia a la baja se ha detectado también en buena parte de los Estados miembro de la UE, excepto en Italia. En el país transalpino se confirma la tendencia alcista desde el año 2013, con un incremento en el consumo de pescados y mariscos frescos del 5% en valor y del 3% en volumen. A 31 de diciembre del año 2017, se habían ingerido 340.927 toneladas por un valor de 2.988 millones de euros en el país italiano.

Niños y jóvenes “pasan” de estos alimentos

A tenor del informe, jóvenes y niños no suelen incluir pescado y marisco entre sus alimentos preferidos, siendo reacios también a incorporarlos a su dieta habitual. A menos que se adopten medidas al respecto, no parece que este problema estructural se solucione. Es más, la tendencia se podría acentuar en los próximos años.

Una alimentación basada en recetas ligeras, apetecibles y fáciles de preparar de pescado y marisco, quizás podría dar la vuelta a esta situación. No está de más recordar las bondades nutricionales de estos alimentos, imprescindibles en una dieta equilibrada y saludable: entre el 15 y el 20% de proteínas, bajo aporte calórico (entre 70 u 80 kilocalorías por 100 gramos en pescado blanco o magro y entre 120 y 200 kilocalorías por 100 gramos en pescado graso o azul), abundante presencia de ácidos grasos Omega 3 y calcio. Su contenido en vitaminas tampoco es desdeñable: A, D, E y las del grupo B. Quizás el truco resida en cocinarlos, sacándoles el máximo partido. ¡Imaginación al poder!

Esta entrada fue publicada en Información y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario