Cómo reconocer un pescado fresco

57e2d64b4c54a814f6da8c7dda79367c1138dee557556c48702879d6914bc05dbd_640.jpgEs posible que en más de una ocasión te hayas preguntado cómo puedes reconocer si el pescado que vas a comprar o consumir es o no pescado fresco. Por eso, en este artículo queremos contarte cuáles son las claves y trucos para descubrir el estado del pescado de una forma muy sencilla.

Claves para reconocer un pescado fresco

Uno de los trucos más utilizados es recurrir a las cinco aspectos del pescado: las agallas, los ojos, la piel, el olor y la firmeza. Fijándote en estos aspectos, podrás determinar fácilmente la frescura de la carne de pescado.

Así, las agallas deberían presentar un color rojizo o rosado en función del tipo de pescado. En cualquier caso, el color debe ser vivo y tienen que estar resbaladizas, lo que indica que no han perdido humedad. En caso de que el color no sea vivo o tengan un aspecto más parduzco, el pescado no será fresco.

Los ojos también indican que el pescado es fresco. Para ello, tienen que estar cristalinos, brillantes y abultados, lo que indica que no se han desecado con el tiempo. Algo parecido ocurriría con la piel cuya coloración tiene que ser brillante. Además, otra pista nos la dan las escamas: si son numerosas, duras y brillantes, será fresco. La turgencia de la piel y el color vivo son las claves para detectar el pescado fresco.

Por otro lado, también puedes fijarte en el olor. A pesar de que muchas personas consideran que el pescado huele mal, si este está fresco esta apreciación no es posible. El pescado fresco tiene un olor inconfundible a mar y a humedad, pero que no implique en ningún momento suciedad o podredumbre. Una apreciación bastante común en pescados que no son frescos es un olor similar al amoniaco.

Por último, también puedes prestar atención a la piel del pescado. Si esta es firme, el pescado es con toda probabilidad fresco. En cambio, a medida que pasa el tiempo la piel pierde la adhesión con la espina y eso implicaría que ya han pasado varios días tras su pesca.

En definitiva, el pescado fresco aporta más valor a tu dieta porque sus propiedades nutricionales están en el producto. Por ello, al poner en práctica estas claves que te hemos contado, podrás deducir si el pescado está fresco o no y así tomar decisiones más verídicas en cuanto a tus compras.

Esta entrada fue publicada en Información, Pesca y Mar y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario