Cómo preparar un buen marisco

mariscadaRico, con proteínas y muchas veces reservado a las ocasiones especiales. El marisco es uno de los bienes más preciados de España. Por variedad y, sobre todo, por calidad. En las aguas que rodean nuestras costas encontramos crustáceos y bivalvos para satisfacer todos los gustos. Desde las cotizadas ostras hasta los modestos mejillones, desde bogavantes y centollos hasta las gambas rojas o blancas. Todos contienen el sabor del mar. En primer lugar, es importante destacar que existen muchos tipos de marisco pero es preferible escoger aquellos que están de temporada y claramente identificados en sus etiquetas.

Es mejor siempre comprar marisco fresco pero hay una clara tendencia al congelado porque dura mucho más, en este caso es apto porque no pierde sus nutrientes. Antes de prepararlo debemos mirar cuánto tiempo puede estar en la nevera y consumirse de inmediato. En caso contrario, se recomienda congelarlo, excepto ciertos mariscos, como el centollo que es preferible que se cuezan antes y luego se congelen.

Los mariscos como las gambas, es mejor congelarlos, y posteriormente, a la hora de comerlo hervirlos hasta que floten y ello querrá decir que ya están cocidos. Pueden cocinarse de distintas maneras, desde a la plancha, al horno, a la cazuela… otros tipos de marisco, como pueden ser la centolla o la cigala, que suelen ser más grandes, tendrán un tipo de cocción distinto. Es mejor asegurarse antes de lo que corresponda a cada marisco para que se cocinen al punto y no estén crudos. Algunas personas, sobre todo los más puristas del marisco, como en altos restaurantes, suelen cocinar este tipo de marisco al fuego estando vivos.

Las especias y otros dan mucho sabor a los mariscos, de manera que se pueden añadir mientras los estamos cocinando. En especial los limones potencian mucho su sabor. También se recomienda que cuando se sirva el marisco, se humedezca para dar brillo.

Es evidente que cada marisco es distinto, y por tanto precisará de unos tiempos de cocción específicos y de diferentes formas de cocinarlos. Por ejemplo si vamos a hacer una mariscada, que suele llevar varios ingredientes, deberemos tener en cuenta antes cuántos comensales van a degustar este plato. Los pequeños mariscos suelen tener un tiempo de cocción muy corto, y en los grandes el tiempo es más lento. En cualquier caso es recomendable cocerlos con agua de mar ya que esta contiene la salinidad perfecta para su cocción.

Esta entrada fue publicada en Gastronomía, Pesca y Mar y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario