Cómo ahorrar en la cesta de la compra

imagesTras los meses de diciembre, algo cargados de excesos, los primeros meses del año, como enero y febrero se posicionan como aquellos en los que se debe apretar el cinturón, pero no por ello renunciar a tener una cesta de la compra llena de salud y alimentos frescos. Para ahorrar en la cesta de la compra se debe realizar una organización de ésta. Os damos otros consejos para ahorrar en alimentación este primero de año.

Comprar alimentos de calidad. Para poder ahorrar, es preferible comprar productos de calidad, como son pescados y carnes superiores y de excelente sabor, con el fin de que duren más y evitar gastar diversas veces. Es mejor comprar a la vez piezas de calidad, que siempre podemos comer frescas o bien congelarlas para tenerlas durante más tiempo.

Organización. Muchas veces vamos al mercado o bien compramos en tiendas online de manera rápida y sin tener una organización. Es preciso apuntar aquello que necesitamos, lo que vamos a comer en unas semanas, lo que va a durar más y podemos reutilizar posteriormente para hacer nuevos platos, etc.

Ofertas. Aprovecha siempre las ofertas de tu supermercado o de tu tienda online favorita. Consigue los mejores descuentos mirando bien los precios, accediendo a las newsletters de las webs, apuntándote a los mails de fidelización, etc. Los descuentos suelen ser numerosos en diversas épocas del año y nos ayudan a hacer un uso más responsable de nuestra cesta de la compra.

Alimentos de temporada. Nos saldrá más barato si compramos los alimentos de temporada. Es decir, los pescados con los que se cuenta actualmente y las frutas y verduras de temporada que, además, tendrán el mejor sabor.

Alimentos imprescindibles. Ahorrar está bien, pero nunca sin mermar los alimentos que necesitamos en el día a día para tener una correcta alimentación. No podemos prescindir de las frutas y las verduras, ni tampoco de los pescados y las carnes, especialmente las de vacuno.

Menos salidas en comidas fuera de casa. Aunque algunas celebraciones son inevitables, para estrecharnos el cinturón tendremos que limitar las comidas y cenas fuera de casa. De esta manera, podemos apostar por pagar algo más en aquello que compramos para casa y también llevarnos estos platos fuera, tanto sea para el trabajo o bien para una merienda con amigos.

 

Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario