Carne de vacuno, fuente de salud

carne vacunoRica, sabrosa, de excelente calidad y con muchas propiedades para el organismo. La carne de vacuno es fuente de salud al aportar los nutrientes necesarios para una buen crecimiento y agilidad mental. Siempre con moderación, pues se aconseja consumir una ración de carne roja a la semana aproximadamente, aporta proteínas y distintas vitaminas.
Es beneficiosa por su alta composición en aminoácidos, como son el zinc, el magnesio, el selenio y el fósforo, además de vitaminas B12 y ácido fólico. Ello hace que el crecimiento de los más pequeños sea el correcto y que en adultos ayude al funcionamiento del sistema inmune. Su absorción se ve favorecida por el rico contenido en proteínas.

Proteínas y hierro

La carne de vaca tiene proteínas de alto valor biológico tan necesarias para el organismo en general, contando con un 20% aproximadamente de proteínas consideradas de alta calidad y del todo completas. A la hora de cocinar la carne, si se procesa sola, el valor nutricional y la calidad de la proteína no disminuye, aunque sí es posible que se pierda si la carne es procesada con otros alimentos ricos en hidratos de carbono. Por lo que es importante saber mezclarla con otro tipo de alimentos en nuestra dieta general.

Además, la carne roja es rica en calcio. Otra ventaja que nos proporciona un reforzamiento de los huesos, una correcta formación y recuperación de los músculos, y nos ayuda en la transportación de oxígeno a dichos tejidos.
El hierro es totalmente necesario para nuestra alimentación. Una deficiencia de hierro puede provocar anemia y otra enfermedades que se vuelven severas si pasa mucho tiempo. La carne de vacuno es rica en hierro hemínico, que es imprescindible para que el cerebro funcione correctamente y tengamos un rendimiento físico óptimo. Es recomendable para los niños y también para las mujeres en etapas premenstruales. Gracias al hierro junto a la vitamina B12, se forman glóbulos rojos sanos.

Siempre carne de ternera de calidad

Solo si la carne de vacuno es de excelente calidad tendrá las propiedades que se necesitan para que el organismo funcione correctamente. Para ello, se tiene en cuenta la procedencia, además del color y el olor que determinan un tipo u otro. El color suele ser rojo intenso, aunque depende de la parte del cuerpo que sea, y el olor suele ser agradable, en la mayoría de casos. Pide siempre las certificaciones, orígenes y otros datos para saber que la carne que se compra es de calidad.

 

 

Esta entrada fue publicada en Carne Gallega, Salud y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario