Artes de Pesca (VII): Buceo

harpoon-573339_960_720El buceo es una actividad que atrae a gran cantidad de personas de todo el mundo. Es una forma divertida, sana y fascinante de conocer lo que hay bajo las aguas, especialmente, en los mares.

Pero, además, para muchas personas es también una forma de pescar, sea como actividad deportiva o para conseguir un sustento.
El buceo como arte de pesca, o la pesca submarina, constituye una variante pesquera realmente interesante. Permite a un buceador obtener ingresos atractivos practicando su deporte favorito y, además, es sostenible.

Se suele practicar en zonas próximas a la costa, puesto que los buceadores parten nadando desde las playas o desde embarcaciones de bajura o de recreo. Por tanto, se circunscribe a las áreas más cercanas a tierra, donde los barcos pesqueros tienen más dificultades para trabajar. En ese sentido, es un arte que complementa a las técnicas más sofisticadas. También debes tener en cuenta que muchos buceadores pescan a pulmón libre, sin botellas de oxígeno para respirar, con lo que su radio de acción y la profundidad de trabajo son muy limitados.

Por sus muchos kilómetros de costa bien conservada, por la calidad de sus aguas y por las muchas especies de pescado que viven en ellas, Galicia es una de las zonas idóneas para practicar la pesca submarina.

Modalidades del buceo

La pesca submarina tiene varias modalidades distintas, todas ellas pensadas para utilizar un fusil de aire comprimido. Te las detallamos:

1. A la espera: consiste en esperar el paso del pescado desde una posición lo más discreta posible. Tiene diferentes variantes: al depredador, al paso, en superficie y en araña. Esta última se practica en alta mar y permite capturar especies como el atún.

2. Al acecho: el buceador se desplaza sigilosamente por el fondo, acercándose a donde están los peces.

3. A la caída: el pescador se deja caer desde la altura, con todo sigilo, para sorprender a su presa.

4. Al agujero: consiste en localizar una cavidad donde se refugia un pez y cazarlo allí.

5. En pareja: dos buceadores se sincronizan para relevarse en la pesca.

6. A la espuma: se practica muy cerca de la costa, aprovechando la espuma de la rompiente para ocultarse de los peces.

7. Pesca profunda: es la más técnica, puesto que requiere bajar a profundidades de más de 25 metros.

En cuanto a las especies que se pueden pescar, básicamente, son aquellas que están autorizadas para la pesca convencional. Se excluye todo tipo de marisco y molusco y aquellos peces que tampoco estén autorizados para la pesca con anzuelo o redes. Y, por ser un arte de pesca que utiliza fusil con arpón, tampoco se centra en especies muy pequeñas. Pese a estas limitaciones, el buceo es una forma muy interesante de pescar y practicar deporte.

Esta entrada fue publicada en Pesca y Mar y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario