Adobos para pescado, otra forma de cocinarlo

mariskitovieirasSabemos que hay tantas formas de cocinar el pescado como personas que lo elaboran. Cada una tiene su pequeño truco y su preparación preferida. Hoy os traemos algunas recetas para el adobo y marinado de pescados, que dan otro aroma al alimento al mismo tiempo que algunas de estas preparaciones permiten consumirlo crudo (no os olvidéis siempre de congelarlo antes para prevenir ciertos parásitos, como el anisakis).

Es cierto que el adobo es una fórmula más típica de las carnes, cuyo origen es antiguo y que se usaba para conservar durante mayor tiempo el alimento, para mejorar su aspecto y para agudizar su sabor. Para el pescado, esta preparación que incluye siempre varias especia y aceite o vinagre y sal, se utiliza también desde hace siglos y nos permite realzar el sabor de ciertos pescados.

Para la primera opción que hemos recogido aquí se necesitan tomillo, laurel, cebolla, ajo, perejil, sal, aceite, vino y vinagre. Lo primero que se debe hacer es picar la cebolla en tiras finas, laminar los dientes de ajo, machacar una hoja de laurel y picar una ramita de tomillo. Se mezclan todos los ingredientes dentro de una olla con aceite caliente hasta que la cebolla está dorada. Es en ese momento cuando se debe añadir un litro de vino blanco y cuarto de litro de vinagre y un poco de sal y se deja hervir unos 30 minutos.

Cuando la mezcla esté fría se coloca en un recipiente con los filetes de pescado y se deja en la nevera entre 8 y 12 horas.  El resultado es ideal para hacerlo al horno.

Otro tipo de preparación en la conocida en el sur por “bienmesabe” para la que se necesita un diente de ajo, harina, pimentón, orégano, pimienta molida aceite y sal.

Este adobo es apto para pescados como el mero, la dorada, el bonito, el atún y otros por el estilo. En cualquier caso, es necesario cortarlos en trozos medianos, con el fin de que cojan el aliño de manera uniforme. No obstante, también admiten el adobo pescados pequeños, como los boquerones (abiertos y sin espina).

Con el pescado en una cacerola y cortado en piezas uniformes se coloca en una cacerola, se le echa sal, pimentón, ajo machacado, un poco de orégano, pimienta y un chorreón de aceite. Se remueve muy bien para que el pescado se empape con el adobo y se deja reposar unas cuantas horas.

Transcurrido ese tiempo, se sacan los trozos de pescado y se escurren muy bien. Se enharinan y se fríen en una sartén con abundante aceite muy caliente.

Por último, el mítico marinado que solemos ver con el salmón, para el que se requiere 1 kg de azúcar, 1 kg de sal gorda y un poco de eneldo. Para ello el salmón debe estar limpio de espinas y con su piel. Se le pone eneldo y después se cubre con la sal gorda y azúcar que previamente hemos mezclado en un bol. Se debe dejar durante 48 horas antes de su consumo en la nevera bien tapado con un papel transparente.

Y vosotros, ¿tenéis algún adobo especial?

Esta entrada fue publicada en Galicia, Gastronomía, Pesca y Mar y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario