Aceite de pescado, superalimento que no puede faltar en tu dieta

aceite pescadoDesde hace unos años, se habla del aceite de pescado como complemento dietético a una alimentación saludable. Algunas fuentes le atribuyen efectos beneficiosos en casos de hipertensión y otras patologías cardiovasculares, en los sistemas nervioso e inmunológico y antienvejecimiento, ya que parece retrasar la pérdida de densidad ósea. Rico en lípidos como el omega 3 u otros ácidos grasos esenciales, el aceite de pescado sigue ganando fans, aunque pocos estudios científicos avalan sus supuestas propiedades funcionales.

 A día de hoy, la cultura global ha puesto de moda términos procedentes de otros países, sobre todo anglosajones. El de superalimentos (superfood) hace referencia a todos aquellos alimentos cuyos nutrientes ejercen supuestos beneficios sobre la salud, a partir de su ingesta más o menos regular en el tiempo. Cada vez son más las fuentes que engloban al aceite de pescado dentro de este grupo de alimentos, aunque todavía se estudian sus posibles propiedades funcionales. Aun así, el consumo de aceite de pescado no para de crecer. Veamos porqué.

 Rico en lípidos beneficiosos para el organismo

 La mayoría de las grasas del aceite de pescado son poliinsaturadas y monoinsaturadas, por lo que su consumo moderado puede influir de forma positiva en el organismo humano. Su concentración elevada de ácidos grasos Omega 3, sobre todo el ácido eicosapentanóico (EPA) y docosahexanoico (DHA), lo han convertido en un ingrediente ideal para fabricar suplementos que enriquecen, aún más, cualquier dieta saludable, como la mediterránea.

 La ingesta de aceite de pescado en cantidades altas, entre tres y cuatro gramos diarios, puede ayudar a reducir la hipertensión arterial y otras anomalías cardiovasculares, incluido el riesgo de sufrir un ataque cardíaco; bajar los triglicéridos acumulados en sangre; influir en los sistemas nervioso e inmunológico, siendo útil en casos de depresión y estrés; reducir la pérdida de masa ósea fruto del paso del tiempo y actuar como posible antiinflamatorio en pacientes con artritis reumatoide.

 Cómo incorporarlo a la dieta

 El aceite de pescado se puede consumir en forma de píldoras dietéticas como complemento a la alimentación habitual. Pero si eres de aquellas personas que prefieren incorporarlo poco a poco, mediante la ingesta de alimentos ricos en este tipo de grasas, lo tienes muy fácil. Puedes elaborar un montón de recetas cuyo ingrediente principal sea cualquier pescado azul (salmón, bacalao, sardina,  anchoa, arenque, caballa, atún, palometa, boquerón, por ejemplo). Recetas nutritivas, deliciosas y saludables para toda la familia.

 

 

Esta entrada fue publicada en Gastronomía, Salud y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario